Israel debe dejar de provocar a Assad

Imprimir

Escrito por HAARETZ

En las últimas semanas las tensiones entre Israel y Siria se han incrementado, pero todavía tienen que estallar. El gobernante de Siria, presidente Bashar Assad, está ocupado en una guerra de supervivencia y no tiene ningún interés en abrir otro frente. Pero ahora, como para inflamar la atmósfera y arrastrar la región a un conflicto, junto con las acciones agresivas atribuidas a Israel por reportes de medios extranjeros, aparecen expresiones innecesarias.

Assad no está interesado en prender fuego a la región. Él entiende que Israel es más fuerte que Siria -en el aire, en tanques blindados y en todos los demás componentes militares- y es por eso que ha mostrado moderación ante los presuntos ataques de la Fuerza Aérea de Israel dentro de su país e incluso en las afueras de su capital, Damasco. Pero las declaraciones a la prensa extranjera atribuidas a altos funcionarios israelíes hirieron su orgullo, obligándolo a amenazar con que iba a responder a los ataques contra los convoyes de misiles dirigidos a Hezbollah.

 

Assad es cuidadoso en no atacar la frontera común con Israel con misiles tierra-tierra. Su respuesta hasta ahora se ha limitado a disparar contra una patrulla de la IDF (Fuerzas de Defensa de Israel) a lo largo de la Línea de Separación de Fuerzas en los Altos del Golán. Israel anexó el Golán en 1981, pero nadie en el mundo reconoce esta anexión. En las negociaciones entre las dos generaciones de la familia Assad y los primeros ministros de Israel (Yitzhak Rabin, Shimon Peres, Benjamin Netanyahu y ??Ehud Olmert) no hubo duda alguna de que Israel se retiraría de las actuales líneas. La disputa era sobre la profundidad de la retirada. En opinión de Assad, influenciado por el hecho de que el Golán es un territorio anexado por la fuerza por parte de Israel, el ataque con armas ligeras contra una patrulla de la IDF en el Golán fue una respuesta proporcional a los bombardeos llevados a cabo en el interior de Siria.

 

Sin embargo, Israel no está interesado en la complejidad de la situación existente en Siria. Su posición unidimensional y oficial sobre los disparos dirigidos a un jeep del ejército israelí fue expresada el martes por el Jefe de Estado Mayor de la IDF , Benny Gantz, quien dijo: "Assad tiene que sufrir las consecuencias si la situación en el Golán se deteriora" Más allá del hecho de que tales declaraciones hostiles no aportan nada, y pueden incluso ir más allá del rol del jefe de Estado Mayor, Gantz, al igual que toda la plana mayor del ejército israelí, están ignorando la gran participación que Israel ha tenido en el deterioro de la situación.

 

El profundo ataque en territorio sirio desaparece en la agresiva retórica y no es considerado como una parte fundamental de la ecuación. Israel no puede atacar el ámbito de otro estado soberano, pero al mismo tiempo acusar al mismo estado, al que supuestamente atacó, de provocar que la situación se deteriore cuando ese estado responde.

 

Israel no tiene interés en verse involucrado en una guerra civil en Siria, ni, tal vez, con Irán y Hezbollah. Las provocaciones verbales sólo inflaman las tensiones, y otro ataque contra Siria bien podría dar lugar a una guerra innecesaria. Sería conveniente que el gobierno aplique un juicio serio y evite incitaciones innecesarias.

 

Fuente: Haaretz - 23/5/2013 - Traducción: Israel Laubstein.

 

 

Apoye la Iniciativa de Ginebra: envíe un e-mail a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escriba en la línea de asunto: "Apoyo Ginebra", e informe su nombre completo, profesión/actividad y ciudad/provincia.

¿Por qué donar a
Argentinos Amigos de Paz Ahora?