Cómo Netanyahu siembra el miedo entre los israelíes

Imprimir

Escrito por MAZAL MUALEM

Resultado de imagen para NETANYAHU DIBUJOS

La inusual reunión del 29 de marzo que tuvo lugar en Ramala en la oficina del presidente palestino, Mahmoud Abbas, fue ignorada por los medios de comunicación israelíes a pesar de su importancia. En un momento álgido de la actual Intifada, varias docenas de israelíes de origen sefardí (de Oriente Medio) llegaron a la sede del líder palestino, la Mukata, para hablar de la cooperación y la paz.

Abbas hizo todo lo posible para que su visita resultara agradable. Les dijo a sus visitantes que escucha al difunto Moshe Eliyahu*, el poeta y letrista israelí nacido en Siria, (1919-1994). "Nosotros, los árabes, tenemos mucho en común con los judíos árabes", dijo Abbas. "La lengua, la historia, la cultura, el arte, la música... si llegamos a un acuerdo de paz, las relaciones de Israel con 57 estados árabes y musulmanes serán normalizadas y la sociedad israelí tendrá la oportunidad de vivir en estabilidad con sus vecinos, sin vallas ni aislamiento".

Dos días más tarde fue transmitida, en el programa documental Uvda de máxima audiencia del canal 2, una entrevista especial con Abbas, donde el presidente palestino declaró que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu seguía siendo un socio para la paz, y habló sobre sus propios esfuerzos en impedir el terrorismo contra los israelíes. "Pregúntense," dijo, "¿por qué este muchacho, de 15 años de edad, toma un cuchillo, sabiendo que va a morir, pero sin embargo continúa ... eso ocurre porque no tiene esperanza."

No es esta la primera vez que Abbas ha tratado de abordar al público israelí pasando por sobre las cabezas de sus líderes. Alguna vez cada tanto, incluso en el actual momento álgido de la ronda de terror, se reúne con periodistas israelíes. En general, con el espíritu de iniciativa relatado por Shlomi Eldar para Al-Monitor, aparece alentando encuentros entre palestinos e israelíes: reuniones entre los jefes de los consejos regionales y alcaldes israelíes, entre ellos miembros del Partido Likud y palestinos.

Uno puede debatir si las actitudes de Abbas son sinceras, y si realmente cree en lo que dice acerca de la paz y sus intentos de acceder a Netanyahu o si éstas son simplemente tácticas. Pero no se pueden ignorar los esfuerzos del líder palestino en fomentar un diálogo sano y dar la impresión de que trata de infundir calma. Esto está en contradicción directa con la forma que Netanyahu lo ha estado presentando a los israelíes en los últimos años, y más aún durante la actual ola de terror - como si fuera el principal incitador.

Es raro encontrar alguna esperanza en los discursos o declaraciones de Netanyahu. La mención de la paz siempre será relegada a un segundo plano, ya que no es para él de utilidad política alguna. Imaginen que en lugar de una rueda de prensa convocada con urgencia tras un ataque terrorista o incidentes relacionados con el terrorismo, Netanyahu invitara a periodistas palestinos a su oficina y explicara sus posturas. O imaginémosle alentando encuentros entre jóvenes judíos y palestinos en un esfuerzo por contrarrestar la efectiva propaganda palestina contra Israel.

Al examinar la retórica que Netanyahu ha estado utilizando durante esta llamada Intifada de los individuos, que se inició en octubre de 2015, uno encuentra que es una réplica casi exacta de sus discursos atemorizantes respecto a la amenaza iraní. Frases cargadas de patetismo respecto a la prevención de un segundo Holocausto y la guerra de los iluminados contra los hijos de la oscuridad, aparecen en muchos de sus discursos sobre Irán. Netanyahu, como siempre, ha sido persuasivo e impactante. Sus descripciones de una apoplética realidad sonaban creíbles, y estuvieron basadas, por supuesto, en una realidad existente: Irán intentó y sigue intentando (esta es una opinión que prevalece dentro del gobierno israelí) obtener armas nucleares. Netanyahu no equilibra la retórica del miedo con palabras de esperanza.

Con una velocidad impresionante Netanyahu tomó la retórica que utilizó sobre Irán y la copió y adosó a la que utiliza refiriéndose a los palestinos, y en gran medida también a los ciudadanos árabes de Israel. Netanyahu se repite reiterando el mismo mensaje: El mundo que nos rodea está lleno de peligrosas amenazas, desde el Estado Islámico a los árabes de Israel, y por lo tanto debemos estar unidos contra todos estos males.

Este tema se puede encontrar en casi cada una de sus intervenciones o anuncios a los medios de comunicación, o en su página de Facebook. Hay numerosos ejemplos. El mensaje es uno, y sólo uno. Este fue el caso, por ejemplo, cuando habló en febrero en un evento que conmemoraba el 100* cumpleaños del fallecido primer ministro, Isaac Shamir, del partido Likud. Netanyahu repasó la historia del terrorismo palestino desde el inicio del movimiento sionista y explicó: "La primera ola de terror, en la década de 1920, cuando mi abuelo vino a Israel, fue también alimentada por la afirmación del Mufti Hajj Amin al-Husseini que los judíos iban a destruir la Mezquita de al-Aqsa y construir el tercer templo en su lugar. ¿Les suena familiar? ... La incitación sigue su curso, y las olas terroristas van y vienen, y los intentos de explicarla debido a la desesperación y la frustración de los palestinos son incorrectos...Ella no se origina por la desesperación y la frustración y la incapacidad de construir, ella es consecuencia de la desesperación y la frustración por su incapacidad de destruir”.

En una conferencia de prensa que convocó después del ataque del 19 de Marzo en Estambul, en el que murieron tres israelíes, Netanyahu repitió su afirmación de que el terrorismo palestino y el terror golpeando a Europa derivan de la misma ideología: "El terrorismo no se origina de la privación o la frustración. No es el resultado de "la ocupación", ni de la desesperación; deriva de su esperanza - la esperanza de que los terroristas del Estado Islámico tendrán éxito en el establecimiento de un califato musulmán en toda Europa y en la esperanza de que los terroristas palestinos van a tener éxito en el establecimiento de un estado palestino en Israel”.

Como un elocuente comentarista del Oriente Medio, lo de Netanyahu suena como si supiera lo que está diciendo. Pero Netanyahu no aporta ninguna solución - sólo asusta. En su interior, el paquete bien envuelto de palabras está hueco. Allí no hay solución alguna- solamente el vacío. Netanyahu simplemente enceguece al público con más palabras y más consignas.

Fuente: Al Monitor - 3/4/2016 - Traducción: Israel Laubstein

* Moshe Eliyahu fue un poeta, instrumentista del laúd y cantante israelí, nacido en Siria, renombrado autor de canciones populares y una leyenda de la música sefardí y árabe.

 

 

 

Apoye la Iniciativa de Ginebra: envíe un e-mail a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escriba en la línea de asunto: "Apoyo Ginebra", e informe su nombre completo, profesión/actividad y ciudad/provincia.

¿Por qué donar a
Argentinos Amigos de Paz Ahora?