Nacimiento de un bloque geopolítico: El eje Israel-Grecia-Chipre

Imprimir

Escrito por ARYE MEKEL

La semana pasada vio una oleada sin precedentes de actividad diplomática que culminó con una cumbre de los líderes israelíes, griegos y chipriotas en Nicosia. Para Israel, se trata de un desarrollo ganar-ganar, la creación de un nuevo bloque geopolítico en el Mediterráneo oriental en el que las relaciones más estrechas con Grecia y Chipre contrarrestan hasta cierto punto a Turquía. También tiene algún significado militar y de seguridad.

El ministro de Defensa, Moshe Ya'alon realizó el martes una visita oficial a Atenas como invitado de su homólogo griego Panos Kamenos. El primer ministro, Benjamin Netanyahu, y varios colegas del gabinete se reunió el miércoles en Jerusalén con el primer ministro griego Alexis Tsipras y alrededor de una docena de miembros del gabinete griego. El jueves, los líderes de los tres países se reunieron en Nicosia.

La visita de Yaalon a Grecia siguió a la intensa cooperación en defensa entre los dos estados en los últimos años, que consiste principalmente en maniobras conjunta frecuentes de la fuerza aérea y la marina. Desde 2014 un agregado de las Fuerzas de Defensa de Israel ha estado destinado en Atenas, con la responsabilidad de Chipre también.

En una declaración en una conferencia de prensa con el ministro de Defensa griego, Yaalon dijo que Turquía apoya el terror y la compra de petróleo a la organización Estado Islámico. A la conclusión de la cumbre de Nicosia, que Netanyahu calificó histórica, Netanyahu, Tsipras y el presidente de Chipre Nikos Anastasiadis emitieron una declaración conjunta diciendo que su cooperación no fue exclusiva, dejando claro que Turquía podría unirse al grupo. Los líderes de Grecia y Chipre subrayaron que la cooperación no está dirigida contra ningún otro estado, haciendo alusión a Turquía.

La sombra turca se cernía sobre todas las reuniones de la semana pasada. Los informes de las conversaciones de Israel con Turquía para lograr un acuerdo de reconciliación, con el apoyo de Estados Unidos, empujaron a los griegos y chipriotas para expandir su cooperación con Israel. Aunque Grecia sostiene que sus relaciones con Turquía son normales y a pesar de las conversaciones entre los líderes turcos y griegos en Chipre en un intento por resolver la crisis de 40 años, Atenas y Nicosia aún ven a Turquía como un enemigo potencial.

Grecia dice que Turquía está impulsando deliberadamente masas de refugiados árabes dentro de ella, para hacerle daño, y Chipre está todavía parcialmente bajo la ocupación turca, que comenzó en 1974.

La política de Tsipras hacia Israel es sorprendente e impresionante. Tsipras, cuyo partido izquierdista Syriza fue muy crítico con Israel, está llevando a cabo una política centrista dentro Grecia y en asuntos exteriores. Él continúa mejorando las relaciones de su país con Israel, que comenzó en 2010.

Dado que las relaciones comenzaron a mejorar, Grecia ha temido que una reconciliación entre Israel y Turquía podría ser a su costo. Israel está haciendo esfuerzos para disipar este temor. Tsipras quiere demostrar que Grecia tiene su propio estatus en el Mediterráneo este, e incluso ha anunciado su deseo de ayudar a resolver el conflicto palestino-israelí.

Grecia se prepara para ayudar a Israel en las instituciones de la Unión Europea y ya lo ha demostrado cuando recientemente encabezó a los opositores a marcar los productos fabricados en los asentamientos de Cisjordania.

Se trata de un cambio brusco en la política griega en la UE. Hasta 2010 Grecia fue uno de los estados menos amigos de Israel, junto con Portugal e Irlanda. Chipre apoya las posiciones de Grecia casi automáticamente, por lo que le da a Grecia un doble voto en las instituciones de la UE. Otra de las ventajas de Israel es que ello puede animar a Siria a ser más flexible en sus negociaciones con Israel sobre la normalización de las relaciones.

Chipre, por supuesto, tiene su propio partido con Turquía y también está interesado en demostrar su independencia de los turcos. Israel y Chipre tienen estrechos lazos militares, que comenzaron a fraguarse hace unos años en los días del presidente comunista Demetris Christofias. Esta política está siendo confirmada por el conservador Anastasiades.

La declaración conjunta en Nicosia después de la cumbre tripartita dijo que la cooperación de los estados se centrará en siete áreas - energía, turismo, investigación y tecnología, medio ambiente, el agua, la migración y la lucha contra el terrorismo. También se decidió examinar el relanzamiento del proyecto de gasoducto del Medio Oriente, que sería canalizar el gas natural de Israel a Europa a través de Chipre y Grecia.

Este último tema está lejos de concluir. Israel no sabe la cantidad de gas que tendrá, si será capaz de exportar, a quién y cómo. Se han estado sosteniendo conversaciones con Grecia y Chipre sobre esto durante varios años sin resultados reales. La colocación de una tubería de gas es posible, pero es técnicamente muy complicado y tendrá un costo de varios miles de millones de dólares. Las empresas turcas también están interesados en el gas de Israel, la creación de un incentivo más para Grecia y Chipre para avanzar en este ámbito.

El autor, embajador de Israel en Grecia desde 2010 hasta 2014, es investigador senior asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos de la Universidad Bar-Ilan.

Fuente: Haaretz – 31/1/2016 – Traducción: Roberto Faur.

 

 

Apoye la Iniciativa de Ginebra: envíe un e-mail a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escriba en la línea de asunto: "Apoyo Ginebra", e informe su nombre completo, profesión/actividad y ciudad/provincia.

¿Por qué donar a
Argentinos Amigos de Paz Ahora?