La estrategia electoral del Irán

Imprimir

Escrito por MEHDI KHALAJI

WASHINGTON, D.C. – Las negociaciones sobre el programa nuclear del Irán han vuelto a chocar contra un muro, pero al Dirigente Supremo del país, Ayatolá Ali Jamenei, no parece preocuparle. De hecho, parece convencido de que ni los Estados Unidos ni Israel atacarán sus instalaciones nucleares… al menos no antes de las elecciones presidenciales de los EE.UU., que se celebrarán en noviembre.

Resulta irónico que, aunque Jamenei no es un entusiasta de la democracia, cuente con que sus principales enemigos están atados por obligaciones democráticas. Jamenei controla el programa nuclear del Irán y su política exterior, pero los EE.UU. e Israel deben procurar alcanzar el consenso no sólo dentro de sus sistemas políticos respectivos, sino también entre ellos.

Los dirigentes del Irán, que siguen estrechamente los debates políticos israelíes, creen que Israel no lanzaría un ataque contra sus instalaciones nucleares sin la plena cooperación de los Estados Unidos, porque una acción unilateral pondría en peligro las relaciones de Israel con su más importante aliado estratégico. Como una ofensiva israelí tendría que estar coordinada con los EE.UU., mientras que un ataque americano no necesitaría el apoyo militar israelí, el Irán consideraría americanos los dos ataques.

Pero los dirigentes del Irán siguen mostrándose escépticos ante esas dos hipótesis, pese a la posición oficial estadounidense de que “todas las opciones están sobre la mesa” a fin de impedir que el Irán desarrolle su capacidad para disponer de armas nucleares. Hasta ahora, no sienten, sencillamente, una presión suficiente para pensar en la posibilidad de llegar a una avenencia. En realidad, los dirigentes del Irán siguen burlándose de Israel desde lejos, llamándolo un “insulto a la Humanidad” o un “tumor” en la región que se debe erradicar.

Entretanto, los ciudadanos del Irán, incluido el clero de la ciudad santa de Qom, cercana a la instalación nuclear de Fordow, están profundamente preocupados por las consecuencias de un ataque. El Ayatolá Yousef Sanei, ex fiscal general y autoridad religiosa (marja’), ha pedido al Gobierno que se abstenga de provocar a Israel.

De hecho, los críticos del Gobierno creen que su retórica incendiaria podría propiciar una guerra devastadora, pero, desde la perspectiva de la dirección del Irán, las pullas tienen un valor táctico en la medida en que refuerzan la opinión entre el público israelí de que el Irán es un enemigo peligroso, dispuesto a lanzar represalias feroces.

En realidad, la retórica antiisraelí refleja el convencimiento de los dirigentes iraníes de que Israel no atacará, opinión reforzada por la situación de Siria. Están convencidos de que, aun cuando el régimen del Presidente de Siria, Bashar Al Assad, caiga, el Irán podrá desestabilizar el país de un modo que representará una gran amenaza para la seguridad de Israel. Según esa opinión, es Israel quien tiene interés en abstenerse de granjearse la hostilidad del Irán y no viceversa.

Editoriales recientes de Kayhan, el intransigente periódico iraní que hace de portavoz del Dirigente Supremo, indican que Jamenei espera con impaciencia las elecciones presidenciales de los EE.UU. Independientemente del resultado, no prevé la amenaza de una acción militar, al menos hasta el próximo año. Una victoria de Obama fortalecería la renuencia de los Estados Unidos a atacar al Irán y nuevas gestiones para poner freno a Israel y, si es elegido el opositor republicano, Mitt Romney, necesitará meses para constituir su equipo nacional de seguridad y su gabinete, con lo que no estará en condiciones de atacar al Irán inmediatamente.

Ahora bien, desde la aparición de la República Islámica en 1979, los dirigentes del Irán han preferido generalmente a presidentes republicanos y no a demócratas: pese a su dura retórica, los republicanos han estado más dispuestos a mantener conversaciones con el Irán en la práctica. De hecho, en vista de que el Irán ha sobrevivido hasta ahora a unas sanciones internacionales severas, sus dirigentes creen que podrían recibir una oferta de los EE.UU. después de la elección –en particular, si vence Romney– que reconozca su derecho a enriquecer uranio.

En realidad, no es nada seguro que el Irán pueda soportar indefinidamente las presiones relacionadas con las sanciones actuales, pero el convencimiento de sus dirigentes de que así será sigue siendo un elemento decisivo de su estrategia y Occidente no puede permitirse el lujo de pasar por alto esas impresiones. Los Estados Unidos, ya estén dirigidos por Obama o por Romney, deben entender que el Irán no negociará en serio sobre su programa nuclear hasta que advierta un consenso claro, convincente y unificado en los EE.UU. y en Israel sobre un planteamiento que aborde tanto las ambiciones del Irán como las preocupaciones de Israel.

La de lograr dicho consenso en el marco de unas elecciones presidenciales americanas no será una hazaña menor, como tampoco la de lograr un consenso en Israel, en particular cuando sus partidos políticos se preparan para las elecciones del año próximo, pero sólo con una cohesión mucho mayor dentro de los EE.UU. y de Israel empezarán siquiera a pensar en la posibilidad de aceptar una avenencia sobre su programa nuclear.

Mehdi Khalaji es becario senior en el Washington Institute for Near East Policy.

Fuente: Project Syndicate - 12/9/2012 - Traducido del inglés por Carlos Manzano.

 

Apoye la Iniciativa de Ginebra: envíe un e-mail a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escriba en la línea de asunto: "Apoyo Ginebra", e informe su nombre completo, profesión/actividad y ciudad/provincia.

¿Por qué donar a
Argentinos Amigos de Paz Ahora?